3000 ecuatorianos perderán sus casas